Friday, December 15, 2006

 

Cuando Emigrar se convierte en una cuestión cultural


Entre los años 2000 y 2001 se fueron del país unas 140 mil personas
¿Son contagiosas las ganas de irse del país? Algunos piensan que sí. En esa lógica la nueva ola de emigración no sólo estaría alimentada por los índices de desocupación y el caos político. Para los sociólogos hay una suerte de “efecto contagio” potenciado por las imágenes repetidas en los medios de comunicación y por ese aire a barco hundido que recorre cada mesa de café:
Desde Ezeiza se fueron (y no regresaron) 23.198 personas.
Un dato ilumina las dimensiones de este fenómeno: la población de argentinos que vive fuera del país. Ese “stock” es de 600 mil personas, y es el resultado de cincuenta años de crecimiento. Ahora, en algo más de dos años, se fueron unos 160 mil: una tercera parte de ese total que llevó décadas. Y si esa tendencia continúa también este año, tal como está previsto, en poco tiempo se habría duplicado los “expatriados”.
En este caso el movimiento se concentra sobre todo en un sector: “Es un típico fenómeno de clase –dice Mármora–, y en este caso de clase media: no toca a los sectores populares; es la clase media que participó y se benefició en la fiesta de los `90, se fue cayendo y ahora se quedó con los pies afuera”.
Entre los factores que activan este tipo de situaciones se cuenta la globalización además de la poderosa industria de la información: ambas cosas juegan un rol fundamental y naturalizan esta alternativa como vía de escape legítima, natural y exclusiva.
En este caso, la emigración se está dando especialmente entre los jóvenes más preparados y los de clase media
Las cuatro olas de emigración fuertes que tuvo el país fueron cortas y masivas pero ninguna tuvo la amplificación de ésta ni un escenario de crisis económica parecido. La primera fue en la década del 40 y fue sucedida por otras dos de tono político: una fue durante la dictadura de Juan Carlos Onganía, cuando comenzaron las persecuciones en las universidades, y la segunda arrancó con la última dictadura militar. La última fue durante la hiperinflación del `89 pero “esa vez la causa más fuerte fue la inseguridad que sentían los ahorristas por sus cuentas y no el tema del desempleo”, explica Mármora. En ese entonces, la tasa de desempleo era de apenas del 4 por ciento; ahora hay un 22 por ciento de desocupación que espanta a la clase media. Con este nuevo perfil de exiliados económicos, Argentina se incorpora por primera vez a un proceso que otros países conocen desde hace décadas.
La situación cambió de signo en 1966 con el comienzo de la dictadura de Onganía. Fue entonces cuando se inauguró la tendencia emigratoria que persiste en nuestros días. Los regímenes de facto que tuvieron lugar entre el '66 y el '83 determinaron el exilio de muchísimos argentinos por razones políticas. La Vuelta a la Democracia Con la recuperación del gobierno democrático se establecieron políticas de retorno que resultaron poco exitosas. El número de repatriados fue bajo. Y el fenómeno que dio en llamase "Fuga de cerebros" continuó. Diecisiete años de democracia no pudieron revertir la situación.Los destinos preferidos para comenzar de nuevo fueron los Estados Unidos y Europa occidental en las primeras camadas de los años '60 y '70. Más tarde el horizonte se amplió a países como Venezuela, Brasil, México, Canadá, Israel y Australia. Las políticas de restricción de la inmigración en el exterior determinaron en muchos casos que sus puertas sólo se abrieran para recibir a los mejor preparados: universitarios, profesores, doctores. Los países receptores incrementaron de este modo su capital intelectual sin invertir en ello. Hay quienes entienden que este fenómeno representa una pérdida irreparable de recursos humanos para la Argentina. Otros opinan que aunque en el exterior, estos argentinos cumplen una función importante: ofician como embajadores.
Entrevistas a Inmigrantes (Haga Click Acá)
Volver

Comments:
Esta buenisima! Me ayudo un monton!!! Graciaaas
Saludoss
Luna
 
Post a Comment



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?